La marca: un gran anfitrión de la empresa

Modelos InBranding.006

¿Verdad que no dejaríamos a un cliente insatisfecho? Dicen que cuesta ocho veces más conseguir nuevos clientes que fidelizar a los actuales. ¿Qué ocurre con los empleados y su satisfacción con la empresa y la marca? ¿Por qué no nos importa tanto dejar escapar a un empleado insatisfecho?

Veamos unos datos impactantes que nos ofrece un interesante artículo de Capital Humano publicado el 30 de Agosto de 2012:

El 22% del movimiento del personal tiene lugar entre los 45 primeros días tras la contratación.

El 50% de los trabajadores por horas abandonaban sus trabajos en los primeros cuatro meses.

El 50% de los ejecutivos abandonan la empresa en los tres primeros años de proyecto.

Entre 40 y 50% de los directivos son cesados en los 18 primeros mese desde su contratación.

Podéis consultar el artículo entero aquí: 

Estos datos son, habitualmente, interpretados desde el coste económico que supone para la empresa la fuga/cese de empleados. En el mismo artículo, nos recuerdan que el coste económico de renovar a una persona en su puesto de trabajo puede elevarse hasta 14 veces su salario base. En consecuencia, se exponen los principales beneficios de implementar un buen programa de adaptación para minimizar el fracaso “escolar” de estos trabajadores.

Pero desde la óptica del Branding tenemos que añadir un nuevo enfoque, basado en el “dolor” para la imagen de marca que puede suponer un ex-empleado insatisfecho. Y, especialmente, por el efecto boca-oreja que puede provocar en su círculo de amistades, con un diámetro cada vez más amplio debido a las redes sociales.

No es casualidad, que uno de los puntos básicos que se proponen para acoger a una nueva persona en la empresa sea empezando por familiarizarla con los fundamentos de la marca y la cultura empresarial: la misión, la visión y valores. Estos son, desgraciadamente, conceptos que raramente se incluyen en el welcome pack de una nueva persona en la empresa.

Si reflexionamos, nos daremos s cuenta de que trabajamos para una empresa durante un periodo determinado, pero trabajamos para la marca antes, durante y después de abandonar la empresa. Si somos capaces de inyectar el ADN de la marca en el corazón de todas las personas que pasan por la empresa, difícilmente podrán hablar mal de ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s