Tema de este blog

En febrero de 2005, el consejero delegado de la compañía HLC Technologies, una empresa de servicios tecnológicos basada en la India, anunció que iba a implantar una nueva filosofía que supondría un cambio radical en la forma de gestionar la organización. Esta nueva filosofía se llamaba “Employee First. Customer Second” (Los empleados primero. Los clientes después).

Fue un cambio radical, que suponía romper con uno de los principales convencionalismos de la gestión empresarial (“el cliente es lo primero”) y que tuvo una amplia repercusión, hasta el punto de que la revista Fortune la denominó en 2008 “La idea de gestión empresarial más moderna del mundo”.

Al mismo tiempo, Carlos Ghosn, presidente de Nissan y Renault, declaraba: “No hay ninguna marca fuerte en el mundo que no lo sea primero en las mentes y los corazones de la gente que trabaja en la compañía”.

Lo que en realidad nos dicen estos ejemplos no es que el cliente sea menos importante, sino que, para conectar mejor con él, es fundamental lograr que todos los empleados de una marca se sientan implicados en su fortalecimiento.

En este blog hablaremos del InBranding, un concepto que intenta sintetizar una idea que en si misma ya es muy simple: las marcas fuertes se construyen desde dentro hacia fuera.

Aquí hablaremos de marketing interno, de comunicación interna, de la marca de empleador, de experiencias de marca y, en definitiva, de cómo hacer que los empleados de tu compañía sean los primeros fans de la marca a la que representan y de cómo la marca se tiene que extender a través de todos los grupos de interés: empleados, proveedores, distribuidores, accionistas, líderes de opinión, clientes y la sociedad en general.

En este blog queremos hablar contigo de InBranding y escuchar tus comentarios y aportaciones para mejorarlo día a día. Porque cualquiera que sea tu rol, en relación a nuestra marca, formas parte de uno de sus grupos de interés.